primera fotografia de agujero negro
Primera fotografía de un agujero negro, Crédito: Event Horizon Telescope Collaboration

¿Fotografía de un agujero negro?

El 10 de Abril de 2019, el observatorio ALMA publicó en su cuenta de Twitter la fotografía de un agujero negro.

El pie de foto era el siguiente:

¡Esta es la imagen que obtuvo el EHT de M87! ¡Estás mirando la primera imagen real de un agujero negro!

El mundo se conmovió ante el hecho y las noticias giraban en torno a la  primera foto de un agujero negro supermasivo captada por el Event Horizon Telescope.

Esta imagen buscada por tanto tiempo provee la evidencia más importante de la existencia de los agujeros negros supermasivos y abre una nueva ventana hacia el estudio de los agujeros negros.

En la conferencia de prensa, ocurrió esta conversación entre uno de los ponentes y uno de los asistentes:

-¡Pero la imagen es muy difusa!

– ¡Crearemos una mejor definición con más telescopios!

-¡Tiene que haber algo más!

La fotografía es un objeto difuso.

En 1826, Joseph Nicéphore Niepce produjo una de las primeras fotografías de la historia: Punto de Vista desde la Ventana de le Grass.

Es una imagen también “muy difusa”: representa la vista desde la ventana del cuarto de Joseph en la mansión familiar, donde se ven un par de edificios iluminados en ambos lados debido al movimiento del sol en un tiempo de exposición de 8 horas.

punto de vista desde la ventana de le grass
Punto de vista desde la ventana de Le Grass, Joseph Nicéphore Niépce

Entre una fotografía y otra parece haber la misma búsqueda: el hombre tratando de fijar su mundo. Pero algo se le escapa, y la imagen resulta siempre difusa…

El marco de las semejanzas.

¿Entendemos que la fotografía captura algo? ¿Entendemos que hay algo que la fotografía no captura?

Una sola foto contiene todos sus parecidos posibles, “se parece” en principio a todas las otras fotos; una aparición es única, pero, no obstante, contiene el infinito, es un fenómeno que contiene a toda la fenomenalidad posible. El marco de las “semejanzas” que es una semblanza inexplicable por el objeto que aparece, pero que se confunde con lo aparente o , más exactamente, con la apariencia. 

Andreas Töpfer

La fotografía del agujero negro es una semblanza o foto que se confunde con una  apariencia de hace 55 millones de años.

Algo se mueve de forma escurridiza. Una no- foto que se desarrolla cuando la fotografía se difumina y adquiere su condición de imagen: inasible, invisible.

La imagen es un agujero negro.

El deseo de conocerlo todo.

Me emociona compartir esta elipsis con mis alumnos, pues me parece que al reflexionar sobre ella podemos comprender mejor la naturaleza de la fotografía, lo que Soulages llama su “fotograficidad”:

El deseo de conocerlo todo, la realidad de lo que no se conoce, la luz, el tiempo, el pensamiento, la voluntad de querer capturar la imagen, la comicidad de lo que se cree comprendido, lo fotografiable y lo infotografiable, lo irreversible y lo inacabable.

Y esto de lo difuso como punto de partida para la discusión es super llamativo. ¿No acaso toda fotografía es difusa? ¿no acaso toda fotografía es tan solo una representación de lo representado (tomando en cuenta que la primera representación que hacemos del suceso se realiza en nuestros procesos mentales y de percepción, y además, esto se complica en puestas en escena)? Y entonces, ¿existe alguna fotografía que no sea difusa?

Misael Sámano, participación en curso AFAC Luz Viajera.

Quiero terminar con algo que dice el escritor Juan Cárdenas en su texto «Nudos Ciegos». Me gustaría que  pienses sobre ello y lo conectes con nuestra siguiente unidad en donde veremos momentos claves en la historia de la fotografía:

“Una imagen poderosa es aquella que consigue reinventar su contingencia a través del tiempo”.

Bibliografía.

Avanessian, A. & Töpfer, A. (2018). Dibujo especulativo. México: Paradiso Editores.

Soulages, F. (2008) Para una nueva filosofía de la imagen [En línea]. Revista de Filosofía y Teoría Política, (39). Disponible en: http://www.fuentesmemoria.fahce.unlp.edu.ar/art_revistas/pr.3625/ pr.3625.pdf

Cárdenas, J. Nudos Ciegos (En línea). Revista Dossier, (36). Disponible en: https://www.revistadossier.cl/nudos-ciegos/

Únete a la conversación

7 comentarios

  1. creo que ese «deseo de conocerlo todo», fuera de su validez o persistencia en lo humano, es algo que quizá esta mal asignado a la fotografía. La foto se da en un contexto histórico que permite que coincidan varios factores en favor de que se materializara un fenómeno que era conocido, pero no ‘dominado’. También se da en un momento de que la ciencia era un caldo de cultivo y generación de transformaciones en diferentes ámbitos. Parte de esa curiosidad y esperanza de encontrar respuestas contundentes, definitivas y categóricas quizá quedaron enraizadas (mal enraizadas) en la fotografía. La incertidumbre ha estado más tiempo presente alrededor de nosotros.

    En «La imagen que nos falta», Pascal Quignard, habla sobre la pintura (sobre un fresco):
    «Para comprender un fresco antiguo -ya sea egipcio, védico, etrusco, griego, romano- no sólo hay que conocer el relato que condensa, sino hablar la lengua que lo cuenta.(…) No podemos comprender una pintura si no conocemos la lengua del pintor. Como en el caso de los sueños, hay que saber hablar la lengua del soñador para comprender las imágenes que alucina…»(p.18-19)
    «Así, la pintura antigua no ilustra jamás la acción que evoca: figura al momento que precede.
    (…) La pintura romana tiene una manera muy particular de salir del relato al que remite: prefigura la escena que no muestra sobre el muro. (…) (p. 24, 26)

    Así, creo, ya un vacío en la escritura-lectura de las imágenes que realizamos. No conocemos la lengua sobre la que escribimos y falta información para descifrar los contenidos. Parece (muchas de las veces) una torre de Babel.

  2. El texto de Juan Cárdenas me gusta más. Por dos razones (principales), primero, porque habla desde fuera de la fotografía. Eso, en muchos casos arroja claridad sobre ciertas cosas que los fotografos no ven sobre sí mismos o sobre el medio. Esa distancia muchas veces en sana. En segundo lugar, por que no es tan pretensioso como el texto anterior. No busca una verdad o estructurar un sistema de pensamiento como lo es hacer una filosofía de esto o aquello. Tiene un alcance más mundano, que bien permite vislumbrar temas más extensos y complejos.

    Me dentendré en el punto 8. Dónde habla sobre la problemática relación de la escritura y los objetos artísticos: «El lugar de la escritura es siempre problemático en relación con aquellas cosas que, como los objetos artísticos, en principio no hablan o que al menos parecen hablar con una voz que nunca es asertiva sino más bien alegórica» (p.24). Antes que la escritura (o esta forma de escritura), esta la «escritura» de quién escribe el objeto artístico. Es decir, su conocimiento de lo que dice, lo que quiere decir y como plantearlo en un objeto. Y después viene el dilema de quién lee. Si desconoce el proceso que codifica al objeto artístico ¿cómo prentende decodificarlo? No solo en un disfrute estético que derive en un juicio de valor de me gusta o no me gusta. Si no en algo más cercano a la intención primaria. Hay, al parecer, un distanciamiento entre quién realiza el objeto artístico, quién lo «ve» y quién habla «escribe» sobre este. En ese sentido, coincido, en que la fotografía es un agujero negro.

  3. el deseo de verlo todo atravez de una imagen vale mucho, hasta ahora me eestoy entrando en el tema y estoy un poco desinformada, pero si quiero ahondar en el tema

      1. ¡Hola Romulo!
        Es un gusto para Luz Viajera que nos acompañes en este curso desde otro país. Estoy muy contento y conmovido también al sentir tu agradecimiento, ¡disfruta mucho el resto del curso!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *